Entretenimiento

Doral News. Noticias del Doral. | Oklahoma responsabiliza a Johnson & Johnson de la epidemia de opiáceos: 479 pastillas por hora en 2017

"James está mal de la cabeza, no se prepara", afirma el exmédico de Federación Colombiana

Hay ciudades y pueblos en EE.UU. que parecen sacados de una película de zombies. Ocurre sobre todo en zonas empobrecidas, en entornos rurales y en regiones de pasado industrial donde las fábricas y los trabajos de calidad han desaparecido. En ellos, las sobredosis por uso de opiáceos se han convertido en una rutina: suceden en las aceras, en la cola del supermercado , en el autobús o en un partido escolar de fútbol. Desde finales de los años noventa, 400.000 estadounidenses han muerto por el uso de opiáceos, ya sean legales -como fármacos recetados por médicos- como prohibidos -como la heroína o el fentanyl ilegal-.

Oklahoma, en el centro del país, no es una excepción. Lo excepcional es que un juez estatal ha sido el primero en responsabilizar de la crisis a una farmacéutica, Johnson & Johnson , en una decisión por la que le obliga a una compensación de 572 millones de dólares (515 millones de euros). En los últimos años, se ha acusado a las farmacéuticas de promover el uso masivo de fármacos opiáceos, con una gran capacidad adictiva. Hasta el comienzo de la epidemia, estos medicamentos se recetaban de forma muy limitada, apenas para tratamientos de cáncer, dolores postoperatorios o enfermos terminales. Hace dos décadas, su uso se empezó a masificar para otras dolencias y, con ello se dispararon las adicciones y las sobredosis. Quienes no podían acceder a recetas buscaban alivio en la heroína o en fármacos ilegales. La epidemia es hoy la peor crisis sanitaria que vive EE.UU., en un problema que el presidente del país, Donald Trump , ha buscado afrontar, sin todavía grandes avances.

«Los acusados crearon una crisis de opiáceos que está evidenciada en el incremento de las tasas de adicción, de muertes por sobredosis y de síndrome de abstinencia neonatal en Oklahoma», dijo el juez del caso, Thad Balkman, en su sentencia. Según el juez, la fiscalía probó que la compañía actuó de forma inapropiada con una «promoción y marketing engañosos de los opiáceos».

Add Comment

Click here to post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *