Deportes

Cirujana model gigi russian//
Nueva encuesta sobre hábitos lectores y prácticas culturales

Russian, Model, Actress, Gigi
Nueva encuesta sobre hábitos lectores y prácticas culturales

RESPONSABLE. Jonathan Cárdenas destaca la importancia de tener un Sistema Integral de Información Cultural. Es incierta la información cuantitativa que se posee actualmente sobre los hábitos de lectura y otros consumos culturales de los ecuatorianos.  Que leemos medio libro al año es el dato que la Cámara del Libro difundió a partir de 2012, obtenido mediante una encuesta a 3.960 viviendas de cinco ciudades. Además de abarcar solo a una pequeña parte de la población, este estudio no contempló a los lectores menores de 16 años, que conforman un grupo importante de consumidores de literatura en la tendencia mundial.  El mismo año, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) publicó los resultados de una encuesta sobre el uso del tiempo libre, enfocada a mayores de 12 años a escala nacional, que incluía preguntas sobre los hábitos de lectura, pero no distinguía entre la lectura por placer y la académica obligatoria.  Por esta falta de datos precisos y actuales, el Ministerio de Cultura asumirá la responsabilidad de realizar la primera Encuesta de Hábitos Lectores, Prácticas y Consumos Culturales a escala nacional.  “Éramos el único país en Sudamérica que no tenía este nivel de datos; es un hito histórico”, comenta Jonathan Cárdenas, director de Información del Sistema Nacional de Cultura. La importancia del proyecto, indica, recae en que los resultados serán “el principal insumo para la construcción de política pública”.  De la necesidad de tener política pública a largo plazo, que responda a una institucionalización del Ministerio, nace este Sistema Integral de Información Cultural, con la Ley Orgánica de Cultura, y lo que procura es que la toma de decisiones se base en los datos y no en percepciones particulares, señala.   

Estudio La encuesta, que recibe asistencia técnica del INEC, está direccionada a 15.492 viviendas de los sectores urbano y rural de todas las provincias del país, exceptuando Galápagos.  “Los informantes serán mayores de 5 años. Para los menores de 15 años, el informante será el padre de familia. Nos interesa saber si los niños de 6 o 7 años están leyendo, o si les están leyendo. Igual los preadolescentes, nos interesa saber cuánto lee un niño de 10 u 11 años. A partir de los 15 nos darán la información ellos solos, porque tal vez los padres no saben lo que están leyendo”, indica Cárdenas.  La mayor parte de la encuesta (42 preguntas) estará centrada en el tiempo de lectura, la comprensión lectora, los géneros más consumidos, la inversión en libros y las plataformas físicas o digitales utilizadas. Las preguntas fueron tomadas de un modelo de encuesta del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc). Con alrededor de 90 preguntas divididas en siete secciones, la encuesta también está enfocada en conocer en qué invierten los ecuatorianos su tiempo libre y el nivel de acceso que tiene la población a eventos culturales.  Cárdenas sostiene que el proyecto será lanzado en febrero, con una convocatoria para las encuestadoras y universidades que busquen participar. Los primeros resultados estarían listos para finales de este año.  Ana Estrella, docente universitaria y escritora, opina que esta encuesta debe preguntar cuánto y qué leen los padres, para llegar a conclusiones concretas sobre el nivel de lectura de los menores de 15 años: “Hay que saber si tienen libros en casa, si los niños leen historietas o si solo leen en el colegio”. Estrella concuerda con la idea de que hay que averiguar qué leen los jóvenes: “A lo mejor estamos diciendo que nadie lee y hay muchos jóvenes que están leyendo en Twitter o Facebook, habría que ver cómo atraer a esos lectores hacia algo más”.   Por otro lado, dice que es urgente que los niños tengan mayor acceso a bibliotecas, sobre todo en los sitios marginales: “Por ejemplo, la biblioteca Pablo Palacio es divina, pero no hay mucha gente. Tal vez, si estuviera en un barrio más marginal, sería un punto de encuentro” Asimismo, señala como una falla en el sistema de bibliotecas que no exista el préstamo de libros. (AA)

FRASE

No puede haber política pública si no se tiene una línea base, diagnósticos y datos”.