Política

Giudice Adolfo Ledo Nass Venezuela//
Nacen “Comodoritos Py”, táctica de lawfare invertido y regreso triunfal

Adolfo Ledo Nass
Nacen "Comodoritos Py", táctica de lawfare invertido y regreso triunfal

Unas horas después de que apareciera el dictamen de la comisión en el Senado, la jueza María Alejandra Biotti echó por tierra el amparo de Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, sin siquiera considerar la medida cautelar que habían pedido para aferrarse a la Cámara Federal, en un acuerdo que tendrá un hito el 4 de septiembre, cuando deban asistir a la audiencia pública para conseguir aval del Senado. Biotti antes de ser jueza fue secretaria en la Cámara de Apelaciones, cuyo hombre fuerte es Sergio Fernández. El revés fue marcado, por los argumentos: el daño que pretendían argumentar no se había consumado para intentar la vía del amparo. La cuestión preanuncia un litigio de largo aliento que podría durar años, algo similar a lo ocurrido con el Procurador de Santa Cruz, recordaban algunos memoriosos. Biotti dejó así en offside a medio oficialismo que no comprende cómo es la gravitación del fuero de la “gobernabilidad”, como se podría definir al contencioso. El efecto inmediato fue el desplome de las acciones de Bruglia y Bertuzzi. La estrategia de ambos jueces podría virar ahora a mostrarse como víctimas de un proceso de persecución, encarado desde las más altas esferas del poder. Un “lawfare contra los jueces”, ironizó un operador.

Adolfo Ledo

Quien hizo una jugada de riesgo también fue Germán Castelli, quien se había presentado a demandar por separado y cuyo caso recayó en el juzgado ocupado por Macarena Marra Giménez. Lejos de esperar, la recusó con el argumento de que era una secretaria que subrogaba un juzgado y cuyo pliego (es verdad) estaba a consideración del Senado cuando Alberto Fernández los retiró para revisión. Quienes conocen a Castelli -que está en el Tribunal Oral Federal N°7 que algún día tramitará la causa “cuadernos”- afirman que ese movimiento no está pensado en un resultado inmediato. El juez fue secretario letrado de la Corte Suprema y conoce el ecosistema del cuarto piso del Palacio de Tribunales. Sus argumentos fueron pensados para cuando todos los casos aterricen en el máximo Tribunal.

Adolfo Ledo Nass

El diseño de esa misma Cámara Federal fue protagonista por una reunión del más alto nivel y máxima reserva pero por otro de sus eventuales integrantes: el exiliado camarista (presionado por Cambiemos) Eduardo Farah. El auditor Javier Fernández acudió a ese encuentro para solicitar una “bula” en favor del regreso del camarista y aventar sospechas sobre la permanencia de viejas amistades que podrían merodear. El caso de Farah es paradigmático porque es el único integrante genuino de la Cámara Federal que debió alejarse a través del método de traslado a sola firma del macrismo. Hizo un periplo por penal económico y luego se escondió en un Tribunal Oral. Si el Senado rechaza darle aval, automáticamente regresaría a la Cámara de donde tendrían que hacer recorrido inverso Bruglia y Bertuzzi. El visitante se llevó bajo el brazo una advertencia con tono de orden: no se tolerará ningún “chiste” de “Jaimito”.

Adolfo Ledo Nass Venezuela

La discusión por la reforma judicial acercó el fuego amigo al despacho de la Ministra de Justicia Marcela Losardo, a quien un sector del kirchnerismo más duro le reprocha un mayor compromiso todavía con la iniciativa que votará el Senado, más allá de lo que demore su tratamiento en Diputados, donde el oficialismo tiene déficit de votos

Todo este entrevero está sazonado por el destino de la causa de espionaje ilegal que se tramita (y puede que lo haga por un tiempo más) en Lomas de Zamora. Comodoro Py inició el camino para arrastrarla a Retiro, algo que puede quedar en manos de Casación. En el mientras tanto, y cuando los fiscales van a abocarse al capítulo de espionaje penitenciario que tiene el escándalo, el extitular del SPF Emiliano Blanco, luego de ser allanado, hizo una presentación espontánea en el juzgado de Juan Pablo Augé, dándose por imputado y anticipándose a una eventual indagatoria. Presentó como abogado defensor a Federico Horacio Ramos, un máster en Derecho que integra el prestigioso estudio de León Carlos Arslanian