Deportes

Militarizar la respuesta a protestas sociales está provocando abusos

En el  informe  sobre el tema que presentó al  Consejo de Derechos Humanos  de la ONU, Clément N. Voule destacó la reducción continua de los espacios cívicos por parte de los gobiernos, alertando del agravamiento de las crisis que esto produce

“En lugar de ver la protesta pacífica como un medio democrático de participación, con demasiada frecuencia  los gobiernos recurren a la represión para suprimirlas  y silenciar las voces de las personas”, apuntó Voule

El experto señaló que los gobiernos de todo el mundo despliegan a sus ejércitos y aplican tácticas militares para sofocar las protestas pacíficas, además de que  enjuician a los manifestantes en tribunales militares

Como resultado, se incrementan la violencia, las tensiones, los  atropellos a los derechos humanos  y la impunidad

Abuso sexual para silenciar a las mujeres En el caso de las mujeres manifestantes, el efecto del enfoque militar es especialmente intimidante ya que a veces se busca silenciarlas por medio del abuso sexual

El informe dedica especial atención a la respuesta a las protestas pacíficas en situaciones de crisis, incluida la  estigmatización generalizada de los movimientos de protesta

“Los Estados se refieren a las protestas como amenazas a la estabilidad y como desencadenantes de crisis para luego reprimirlas”, dijo el experto de la ONU

Órdenes de disparar a matar Criticó el cada vez más común uso de fuerza ilegal y excesiva para disipar las protestas, incluido el uso de  fuerza letal

La tendencia mundial a  responder militarmente a las protestas  ha producido una escalada de violencia y abusos de los derechos humanos, advirtió este lunes el  relator especial sobre el derecho a asamblea y asociación pacífica*.

En el  informe  sobre el tema que presentó al  Consejo de Derechos Humanos  de la ONU, Clément N. Voule destacó la reducción continua de los espacios cívicos por parte de los gobiernos, alertando del agravamiento de las crisis que esto produce

“En lugar de ver la protesta pacífica como un medio democrático de participación, con demasiada frecuencia  los gobiernos recurren a la represión para suprimirlas  y silenciar las voces de las personas”, apuntó Voule

El experto señaló que los gobiernos de todo el mundo despliegan a sus ejércitos y aplican tácticas militares para sofocar las protestas pacíficas, además de que  enjuician a los manifestantes en tribunales militares

Como resultado, se incrementan la violencia, las tensiones, los  atropellos a los derechos humanos  y la impunidad

Abuso sexual para silenciar a las mujeres En el caso de las mujeres manifestantes, el efecto del enfoque militar es especialmente intimidante ya que a veces se busca silenciarlas por medio del abuso sexual

El informe dedica especial atención a la respuesta a las protestas pacíficas en situaciones de crisis, incluida la  estigmatización generalizada de los movimientos de protesta

“Los Estados se refieren a las protestas como amenazas a la estabilidad y como desencadenantes de crisis para luego reprimirlas”, dijo el experto de la ONU

Órdenes de disparar a matar Criticó el cada vez más común uso de fuerza ilegal y excesiva para disipar las protestas, incluido el uso de  fuerza letal.

“Las autoridades están emitiendo órdenes generales de disparar a matar en respuesta a las protestas. También se ha hecho uso indebido de armas menos letales para infligir heridas graves, causando muertes de manifestantes.  Estas violaciones deben detenerse de inmediato . Los Estados deben aceptar las protestas pacíficas”, recalcó Voule

El experto llamó a los Estados a garantizar que no se persiga, arreste ilegalmente, criminalice, torture asesine o dañe a las personas por ejercer su libertad fundamental de reunión pacífica

Asimismo, hizo hincapié en que las medidas excesivas de emergencia por parte de los Estados para suprimir las protestas pacíficas se han vuelto comunes,  aumentando aún más durante la pandemia  COVID-19 .

El estado de emergencia no justifica la violación de derechos humanos “La imposición del estado de emergencia, no da carta blanca a los Estados para violar los derechos humanos. Independientemente de la crisis a la que se enfrenten, incluidas una emergencia o guerra,  los Estados están sujetos a sus obligaciones en materia de derechos humanos , que estipulan el derecho de reunión pacífica”, subrayó el relator especial

Finalmente, Voule instó a los Estados a  interactuar con los manifestantes, escuchar sus preocupaciones y abordar las causas fundamentales de las crisis . “Al crear un entorno propicio para las protestas pacíficas y escuchar las demandas legítimas de los manifestantes, los gobiernos pueden adoptar políticas más receptivas y justas y pueden llegar a soluciones inclusivas, participativas y pacíficas de las situaciones de crisis”, sostuvo el experto. Noticias ONU / YS (Foto: )