Deportes

Tribunal ruso declara culpable de tráfico de cannabis a la baloncestista estadounidense Brittney Griner

La baloncestista estadounidense Brittney Griner , detenida en Rusia desde febrero, fue declarada culpable y condenada a nueve años de prisión este jueves por tráfico de drogas por un tribunal después de su arresto en posesión de líquido de vapor a base de cannabis a su llegada a Moscú

La baloncestista estadounidense Brittney Griner , detenida en Rusia desde febrero, fue declarada culpable y condenada a nueve años de prisión este jueves por tráfico de drogas por un tribunal después de su arresto en posesión de líquido de vapor a base de cannabis a su llegada a Moscú.

“El tribunal declaró culpable a la acusada” de posesión ilegal y de tráfico de “una cantidad importante” de droga, declaró la jueza Anna Sotnikova, según una periodista de la AFP presente en el tribunal de Jimki, cerca de Moscú.

La jugadora de 31 años admitió llevar la sustancia por descuido pero negó cualquier tipo de tráfico de estupefacientes.

Griner va a recurrir esta decisión “absurda”, anunciaron sus abogados.

“El veredicto es totalmente absurdo. Vamos a recurrir, sin duda”, declararon los abogados de la jugadora en un comunicado, poco después del anuncio de la condena.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó de “inaceptable” la condena de la estrella del baloncesto estadounidense Brittney Griner.

Rusia está deteniendo a Brittney por error. Es inaceptable y pido a Rusia que la libere inmediatamente para que pueda estar con su esposa, sus seres queridos, sus amigos y sus compañeros de equipo”, dijo Biden en un comunicado.

El presidente estadounidense aseguró que “trabajará incansablemente y buscará todas las vías posibles” para repatriar a Griner y a otro estadounidense detenido en Rusia, Paul Whelan.

Según reportes, se están llevando a cabo negociaciones para intercambiar a los dos estadounidenses por rusos encarcelados en Estados Unidos, incluido el contrabandista de armas Viktor Bout.

MÁS INFORMACIÓN